Feminicidios en Hidalgo y el caso de Sherlin García

Por: Adriana Hernández Islas

 

En 2013 una serie de asesinatos en la ciudad de Tula, donde siete mujeres perdieron la vida a manos de dos asesinos seriales, condujo a que organizaciones sociales exigieran al Congreso local legislar sobre el feminicidio, por lo que el 8 de marzo la propuesta fue votada y finalmente aceptada el 26 del mismo mes. Además, a principios de este año la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH) publicó el protocolo de investigación correspondiente.

Las reformas al código de procedimientos penales del estado de Hidalgo hicieron posible que quien cometa este delito cumpla sanciones de hasta 60 años de prisión. Sin embargo, las nuevas disposiciones de las autoridades parecen no estar dando los resultados esperados, pues a tres años de estas acciones, los feminicidios en Hidalgo no registran una baja considerable.

Según el código penal federal, comete feminicidio quien “prive la vida a una mujer por cuestiones de género, es decir, cuando la víctima presente signos de violencia sexual, le hayan infligido lesiones o mutilaciones, existan antecedentes de violencia del sujeto en contra de la víctima”, entre otras causas.

El 25 de febrero de este año, el periódico El Universal publicó una nota en la que dio a conocer que el Servicio de Inclusión Integral (Seiinac) “lamentó el incremento en la violencia hacia las mujeres” pues “tan solo el año pasado esta organización registró al menos 32 mujeres asesinadas de manera violenta con posibilidad de feminicidio”.

Según el conteo que mantiene dicha organización, la cifra ha ido en aumento, ya que en 2013, después de la tipificación del delito, la cifra fue de 14 casos, en 2014 incrementó a 17 y para 2015 registró 32, de los cuales solo 15 fueron reconocidos por la procuraduría como feminicidios.

La organización ha registrado que el Valle del Mezquital y Tizayuca son las zonas en donde se reporta mayor incidencia de este delito, por lo que consideró que las acciones del gobierno estatal no han sido eficientes y deberían ir más allá de campañas mediáticas como la del “famoso” Día Naranja, el cual, por cierto, parece opacarse y empañarse en Hidalgo, donde las dependencias de gobierno están cada vez menos interesadas por conmemorarlo y donde además, el hospital psiquiátrico Villa Ocaranza pasó el ultimó de estos con una denuncia por acoso sexual de su director.

El caso de Sherlin García Gayosso

El miércoles 23 de febrero de 2016, Sherlin García Gayosso salió de su domicilio como cada mañana para dirigirse al Cobaeh de Cuautepec donde cursaba el bachillerato, después de ese día, la joven de 16 años nunca regresó a su casa.

Después de que sus padres reportaron su desaparición, amigos y familiares iniciaron una campaña en redes sociales para dar con su paradero, sin embargo los esfuerzos fueron inútiles…. El viernes 25, Sherlin fue encontrada muerta en un domicilio de la calle Enrique Cruz, en Santa María Nativitas, el presunto responsable: su abuelo materno.

La madre de la adolecente no daba crédito a lo que veía, sobre una cama y con huellas haber sufrido abuso sexual, yacía el cuerpo de quien en vida fue su hija, todo, producto de una venganza que su familiar amenazó con cumplir para “pegarles donde más les doliera”.

El caso conmocionó no solo a la comunidad de Cuautepec, sino también a todo el estado que inmediatamente inició una campaña para dar con el paradero del presunto responsable, esfuerzos que rápidamente dieron frutos. El sábado 27 de febrero, mientras familiares y amigos cargaban el féretro blanco de Sherlin por las calles de su localidad, el presunto responsable de su crimen fue detenido.

Entre llantos y aplausos, familia, amigos y cientos de personas soltaron globos blancos para dar el último adiós a la joven; en su perfil de Facebook los más cercanos a ella publicaron mensajes de enojo y frustración. Los medios cubrieron la nota y detallaron el protocolo a seguir para procesar al presunto homicida, mientras tanto, Hidalgo despertó el 29 de febrero con el primer feminicidio de 2016. 

Escribir comentario

Comentarios: 0