El Príncipe de la lluvia purpura y su legado

Por: Adriana Hernández Islas

 

Exentico, misterioso e innovador, son palabras que no sirven para describir al hombre detrás del artista, el ser en el escenario que además de legar su talento al mundo, llegó para voltear e incluso abofetear las “reglas” de la moda, la cultura y sobre todo la sexualidad… así era él, “El artista antes conocido como Prince”.

Nacido el 7 de junio de 1958 en Minneapolis, Minnesota, Prince Rogers no solo tuvo música para satisfacer a más de tres generaciones, sino que su imagen y peculiar personalidad contribuyeron a generar toda una revolución sexual que ya desde los 80’s apuntaba a romper las fronteras del género y los estereotipos. 

Ataviado con olanes, terciopelo, cuellos altos y tacones, pese a ser heterosexual Prince nunca tuvo miedo de explorar su lado femenino, por el contrario, delineó sus ojos, recortó su barba y logró demostrarnos que los límites entre sexos pueden traspasarse, pues difícilmente alguien consigue que lo andrógino le vaya tan bien.

Y es que este controvertido personaje nunca se cansó de generar polémica a lo largo de su vida, ya fuese en un concierto, entrevista o simplemente para salir a la calle, Prince siempre se mostró fiel a su actitud provocadora y sensual, tal y como lo demostró en ‘Sexy Dancer’ cuya melodía es una invitación al deseo, o ‘Dirty Mind’ una persuasión al arrebato, o qué mejor que ‘Do Me, Baby’, incluida en su famoso disco de 1980 Controversy, cuya portada ya de por sí es sugerente en toda la extensión de la palabra. 


Siempre fiel a su estilo, el legado de Prince fue adoptado por otras personalidades que al igual que él decidieron arriesgarse a romper con los estándares establecidos para contribuir a cambiar el mundo por uno más incluyente en el que las barreras entre lo femenino y lo masculino quedaran en el pasado.

Por desgracia, este grande entre los grandes emprendió la semana pasada ese viaje sin retorno a donde todos vamos tarde que temprano, no obstante, seguramente su estrella seguirá brillando con más fuerza allá en lo alto, desde donde dejará caer su lluvia purpura que regará los campos, ciudades y rincones solitarios hasta dejarnos escuchar cuando las palomas lloren su partida… 

Escribir comentario

Comentarios: 0