Clítoris: el pequeño gigante

ESPECIAL
ESPECIAL

Por:  Médico Gerardo Giménez Ramírez

 

Diminuto, medio oculto en el vértice superior de la vulva, allí está el Clítoris. Pequeño, discreto y ajeno a exhibicionismos, pero al mismo tiempo lleno de premoniciones, potencialidades y misterios.

El más pequeño de los órganos sexuales pero verdadero gigante dormido en el cuerpo de la mujer pues, a pesar de su pequeñez, resulta ser el más grande proveedor de placer de todos.

¿Qué es el Clítoris?

 

Considerado parte de la vulva, el clítoris se ubica hacia el extremo superior de su hendidura. Tiene forma de “perla alargada” (puede apreciarse como cónico u ovalado), y en estado de reposo se encuentra cubierto de un capuchón que le proveen los labios menores. Es por ello que podría dificultarse su visualización. Su parte visible y abordable se denomina glande y se extiende hacia adentro de la pelvis a través cuerpos eréctiles que se fijan en los huesos de la cadera. En ese trayecto intrapélvico, describe una acodadura denominada rodilla del clítoris.

Durante el periodo embrionario, los órganos genitales se diferencian de acuerdo al sexo genético. De allí la similitud que pudiese presentarse con la constitución anatómica de los órganos sexuales masculinos.

ESPECIAL
ESPECIAL

El Clítoris es el Clítoris

 

Es un error decir o pensar que el clítoris es un pene pequeño. O peor aún, que se trata de un pene atrófico. También sería un gran error – y hasta bastante risible – decir que el pene viniese a ser un clítoris grande. Si es por enfatizar más en este aspecto diferencial, el pene es el órgano sexual masculino para la cópula, la reproducción y la micción. En la mujer, la vagina tiene funciones coitales y reproductivas, y su meato uretral se encuentra inmediatamente por debajo del clítoris y por encima del introito vaginal en la hendidura vulvar.

Siempre he afirmado que la mujer ha sido sexualmente privilegiada al haber sido dotada de un órgano genital con una función única para el disfrute y el placer. Eso es el clítoris.

Por su ubicación y tamaño, no es considerado atractivo principal de las féminas. Bellos rostros constitución física, y mamas, caderas y glúteos voluptuosos sí lo son (incluso de determinadas medidas como 90-60-90). Este órgano no es objeto de mediciones para correlación con los grados de feminidad, placer ni la capacidad orgásmica de la mujer que lo posee. Tampoco lo es la vagina, el utópico Punto G, ni la vulva.

ESPECIAL
ESPECIAL

Funcionamiento del Clítoris

 

En la fisiología sexual, el clítoris presenta cambios que conducen a la génesis de sensaciones placenteras que contribuyen con la excitación, sus niveles crecientes, y con la fase orgásmica de la respuesta sexual femenina.

Desde el inicio de la estimulación sexual (así no sea clitorídea), se experimenta un aumento en el flujo de sangre hacia los órganos genitales. El clítoris aumenta sus dimensiones, se engrosa y se alarga. Protruye y emerge de su capuchón, mostrando su glande. Si se palpa, se aprecia el aumento de su consistencia. Luego, se retrae entro de su capuchón y se esconde, sin perder la erección. Esto se debe al aumento de sensibilidad que se va alcanzando a medida que progresa la respuesta sexual.

En el autoerotismo femenino, la manipulación del clítoris puede hacerse de manera indirecta al mover de manera circular el monte de Venus, al comprimirlo con los muslos uniéndolos y moviéndolos hacia arriba y abajo, al bañarlo con la ducha de mano, así como el frote que se puede obtener con algún objeto (sábanas, almohadas). La estimulación digital directa se hace a través del capuchón o con la yema del o los dedos debidamente lubricada. Durante la penetración, el pene tracciona los labios menores en sus movimientos de entrada y salida para friccionar la vagina, lo que a su vez mueve el capuchón y estimula al clítoris. Contribuyen también esos choques suaves y a veces intensos de las caderas de ambos amantes en el coito.

ESPECIAL
ESPECIAL

¿Hay Orgasmos Clitorídeos?

 

Sí, los hay. Aunque pudiesen ser mixtos, independientemente del método que se utilice (masturbación o penetración). Aún durante el coito vaginal, aunque se estimula de manera indirecta, tanto hombres como mujeres buscan manipularle para maximizar su capacidad y potencial sexual, así como para intensificar el placer y hasta para propiciar el logro de los orgasmos.

Es necesario diferenciar lo anteriormente expuesto con la Fijación al Clítoris. Como su nombre lo dice, se requiere del uso y estimulación de este órgano para poder obtener placer sexual y orgasmos. Se manifiesta como una de las patologías de pareja conocida como Disfunción Orgásmica Coital. A través de la penetración exclusiva no se alcanzan orgasmos.

Consideraciones

 

- Conozca su anatomía sexual. Con un espejo, visualice su clítoris separando los labios mayores y menores con la otra mano.

- Descubra sus sensaciones placenteras con la auoestimulación clitorídea. Comience con toques y frotamientos suaves. De acuerdo a lo que vaya sintiendo, intensifíquela. Puede utilizar lubricante en gel de uso íntimo.

- Eche mano de alternativas de estimulación, como lo son los dispositivos vibratorios diseñados exclusivamente para el clítoris. Se pueden adquirir en las tiendas de juguetes sexuales.

- Si considera que tiene alguna dificultad sexual relacionada con su clítoris, consulte al médico especialista en ginecobstetricia y/o sexología médica.

Escribir comentario

Comentarios: 0