Cinco formas de masturbarte

Por: Isthar

 

Betty Dodson, terapeuta sexual, comentó una vez: “Los amantes vienen y van, pero tú puedes mantener un constante idilio contigo misma”.

Está comprobado que la masturbación, en contra de las creencias populares, no es un hecho prohibido o vergonzoso, sino una fuente de placer y un método de demostrarnos nuestro cariño y aumentar nuestra autoestima. Cuando te autosatisfaces te descubres y disfrutas tu cuerpo. Si consigues saber lo que te gusta y lo que necesitas estarás mucho más capacitada para disfrutar el sexo, sola o en compañía.

¿Aburrida de la masturbación? Igual que en el sexo en pareja siempre puedes innovar. A continuación voy a explicarte algunos métodos pero, antes de eso, ¿has probado preguntar a tus amigas cómo se masturban? Quizás lo nieguen, pero seguramente te sorprendería conocer tanto las formas de hacerlo como la frecuencia con que ellas se autosatisfacen y, además, te serviría, a ti y a ellas, como ejercicio para erotizar la mente.

Empecemos...

 

•Estimulación de la zona clitoriana/ vulvar. La mayoría de las mujeres suelen hacerlo con la mano pero también puedes utilizar un vibrador/masajeador clitoriano. Acaríciate, relájate y deja volar tu imaginación, ¡verás cómo te lleva a lugares insospechados! Hazlo con ternura y sin prisas, ¡demostrarse cariño a una misma requiere su tiempo!

Solo inserción vaginal. Este método no es demasiado utilizado pero en ocasiones, cuando has permitido a tu mente divagar durante un tiempo considerable, es el que más te pide el cuerpo. Puedes utilizar un juguete erótico, un vibrador o un dildo, incluso un calabacín o zanahoria, pero en estos últimos casos no olvides ponerles un condón para evitar posibles problemas. Un consejo, utiliza lubricantes, te sorprenderá ver cuánto mejoran tu placer sexual.

• Frotación de la zona clitoriana/vulvar con un objeto blando. Introduce una almohada entre tus piernas y frota tu pubis contra ella, cambia el ritmo, rota, varia el balanceo…

•Presión rítmica de los muslos. ¿Te resulta extraño? Pues puedo prometer y prometo que, para mí, una de las mejores. Junta las piernas o, mejor, crúzalas. Si encuentras un tope, la pata de una mesa cercana, por ejemplo, que te obligue a presionar más fuerte, quizás te resulte más fácil. Y, en esa postura, presiona rítmicamente tus muslos a la vez que contraes tu musculatura pélvica. Como ves, las manos quedan absolutamente libres y puedes dirigirlas a cualquier parte de tu cuerpo pero, doy fe de que es posible llegar a un intenso orgasmo sin siquiera utilizarlas. Si además lo haces utilizando unas bolas chinas incrementarás el placer.

• Masaje con agua. ¿No has probado a dirigir hacia tus genitales el chorro de agua de la ducha? Inténtalo en cualquier postura, de pie, tumbada, sentada… y juega con la temperatura, la presión y la forma en que sale de la regadera. ¡Te maravillará descubrir que el agua llega hasta los rincones más insospechados! Un consejo: Si vas a utilizar este método por primera vez crea ambiente, toma un baño de espuma, enciende velas, incienso, música relajante…

Escribir comentario

Comentarios: 0