Masturb-arte

Por: Dulce G Ramírez

 

En números anteriores de la revista llegamos a abordar el tema de la masturbación, compartimos mitos, tabúes, beneficios, en fin, todo un bagaje que abordaba la concepción sociocultural e histórica por la que ha pasado y continúa pasando este tema tan polémico.

En fin, según la página de Hesperian, health guides, en su tema sexualidad de la mujer con discapacidad, entre sus muchas alternativas del placer femenino menciona a la masturbación como una herramienta que te ayuda a entender más a tu cuerpo y las caricias que te producen placer, ayuda a fomentar la autoconfianza y explorar la sexualidad. Sin embargo, ya anteriormente en esta misma columna abordamos la problemática de que se concibe a las personas con discapacidad como “niños eternos” y esta concepción hace difícil llevar una vida lo más normal posible (si nos aferramos a que la normalidad existe y es posible).

Y es que cuando hablamos de sexualidad nuestro pensamiento suele dirigirnos automáticamente a los temas del coito y la concepción dejando de lado que nuestro cuerpo está hecho para la sensación de placer, y que hay puntos que no tienen nada que ver con los puntos G del hombre y la mujer, sino con el cuerpo en su totalidad y no sólo con el sentido del tacto, nuestro cuerpo percibe sensaciones múltiples, hasta la música puede generar en nosotros algo parecido a un orgasmo (ASMR).

Es importante también mencionar que cuando hablamos de masturbación femenina ya hay cierto rechazo al tema y cuando hablamos de masturbación femenina en personas con discapacidad, este rechazo se dirige por partida doble, pensamos que es un tema restringido a las personas con alguna dificultad sensorial, física o mental y sin embargo engloba a todos los seres vivos del planeta independientemente de sus condiciones o del lugar en donde se encuentren.

Lo escandaloso es que en pleno siglo XXI, con el auge de la ciencia y la información, sigamos conservando pensamientos que limitan nuestra creatividad e imaginación, y que los escritos en donde Sigmund Freud nos hablaba sobre la sexualidad infantil nos sigan removiendo la conciencia moral.

Ahora si pensamos que las personas con discapacidad son eternos niños, pues, ese pensamiento no tiene cabida en ninguna parte ni es excluyente porque desde que nacemos hasta que morimos el sexo y todo lo que tenga que ver con él, es parte de nuestras vidas de una forma u otra.

Es por eso que propongo a la masturbación femenina de las personas con discapacidad como un “arte” ya que el arte sin enfocarnos en su sentido más estricto nos permite romper esquemas, modificar paradigmas y expresarnos, siempre en búsqueda de la libertad y la transformación de la sociedad. Pero para lograrlo debemos poner al servicio de esa búsqueda toda la imaginación y creatividad que nos posibiliten hacer las cosas de un modo diferente y único.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    David Olvera (miércoles, 16 noviembre 2016 01:27)

    Hola., gracias por tu artículo. Al respecto, sólo tengo una pregunta:
    ¿Cómo llevar una masturbación asistida para las personas con discapacidad morir sin que implique un riesgo a su integridad?
    Agradecería mucho tu respuesta respuesta., saludos.

  • #2

    David Olvera (miércoles, 16 noviembre 2016 01:28)

    Corrijo., "discapacidad motriz".
    Disculpen...

  • #3

    Jesús Ramos (sábado, 09 septiembre 2017 17:48)

    Pueden descargarse gratuitamente mi desmitificador libro sobre la masturbación femenina desde mi blog. TODO lo que se nos ha dicho sobre ella es FALSO.

    http://jesusramosbrieva.blogspot.com.es/