DISCAPACÍTAME ESTA

Aborto, en contra… hasta que me pase

Por: Dulce Georgina Ramírez

 

A menudo sucede que cuando existe algo tan debatible como el aborto solemos tomar una postura –ya sea basándonos en: la moral, la practicidad, la libertad social o la religión– la adoptamos y nos convertimos en acérrimos defensores de ella. Sin embargo, cuando en “carne propia” experimentamos el dilema de tomar una decisión tan complicada como ésta, pareciera que las cosas cambian.

Algo similar sucede cuando nos enteramos de que estamos embarazadas y que lamentablemente el embrión presenta alguna alteración genética, en ese caso nos ofrecen la posibilidad del “aborto eugenésico” que opera cuando “a juicio de dos médicos especialistas en la materia, debidamente certificados, exista razón suficiente para diagnosticar que el producto de un embarazo presenta graves alteraciones genéticas o congénitas, que puedan dar como resultado daños físicos o mentales al producto de la concepción”.

Conciertos y Desconciertos
Conciertos y Desconciertos

Quizá, en este punto ya pensaste y repensaste cuál sería tu decisión si estuvieras en esa situación. Pero cuando en realidad sucede, tener que elegir no es algo tan fácil, pues siempre que lo hacemos, sin importar cuál sea la elección, cabe la posibilidad del arrepentimiento.

No olvidemos que hay muchos factores personales, históricos y sociales del por qué tomamos “X” o “Y” decisión. Lo malo es que el mundo de afuera, al igual que tú, cuando ya tienes una postura ante el aborto, también tiene la suya y no está experimentando el mismo dilema. Además, la posibilidad de ser criticado o criticada estará presente hasta el fin de nuestros días.

Hace poco leí la experiencia de una pareja que se enteró en la semana 20 del embarazo que su bebé no sobreviviría más de unas horas debido al síndrome de Edwards, no obstante decidieron continuar el embarazo y experimentar, aunque fuera por corto tiempo, lo que significaba ser madre y padre. Pese a que la decisión pudiera parecer loable para muchos, otros criticaron su elección…. ya saben “nunca falta”.

Especial
Especial

Por ello, es importante aceptar que en cualquier momento el curso de la vida nos enfrentará a la responsabilidad de tomar ciertas decisiones, lo que hace necesario practicar el autoconocimiento y la comprensión hacia nosotros y hacia los demás. Así que, tomes la decisión que sea, recuerda que debes hacerlo de forma consciente y razonada, pues quien se hará cargo de las consecuencias de esa elección serás solo tú y no quienes están afuera observando.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0