Esto explica el tamaño de tu coche

Ray Herrera García 

 

¿En cuantas ocasiones nos hemos topado con la famosa frase “el tamaño importa”?, tal vez bastantes, más de las que logremos recordar; esta oración junto con otras como “mientras más grande, más virilidad” causan estragos dentro de la psique de la población masculina generando preocupación respecto al tamaño del pene. En general la mayoría de los hombres se siente insatisfecha con el tamaño que tiene su miembro, creen que estarían mejor con uno de mayor calibre, pese que el suyo sea de tamaño normal. Esto se debe diversos mitos como los siguientes: mayor placer en la pareja si tiene un paquete más grande, que el hombre es “más hombre” mientras más larga la tiene, entre otros.

 

¿Qué tan normal es mi pene?

 

De acuerdo a diversos estudios realizados desde 2000 hasta 2012, con datos recabados en varios países, se ha llegado a la conclusión de que el tamaño del pene en erección varía de población a población: los asiáticos cuentan con los más pequeños con 9.66 centímetros y los africanos con los más grandes (17.93). Para nuestro interés encontramos que en México existe una medida promedio de 15.1 cm de longitud y circunferencia entre 11 a 14 cm, sin embargo pueden ir de 13 a 17 centímetros. Si están por debajo de los 10, se conocen como pene pequeño, y por debajo de los siete son micropenes. Por el contrario, si está por arriba de los 17 se trata de un pene grande.

 

El tamaño del pene varía de acuerdo a si estás completamente excitado o no.

¡Es orgasmicosensacional! ¡Mira que cosota!

 

Ningún otro órgano humano recibe tanta atención como el pene, se ha enseñado que mientras más grande, más placer ofrece, y que tener uno pequeño es algo humillante o te hace poco hombre, pues bien tiremos todas estas mentiras, ya que un estudio realizado en 2002 en Europa muestra que para las mujeres no existe una importancia significativa entre el tamaño del pene y el placer de las mismas, sin embargo otro estudio señala que ellas tienen orgasmos por estimulación vaginal más frecuentemente con un pene grande que con uno pequeño, esto se explica por la gran cantidad de fibras nerviosas sensitivas dentro de la pared vaginal, las cuáles se estimulan en mayor cantidad y tiempo con un pene grande que con uno pequeño, pero para el orgasmo clitoriano no importa el tamaño si no el que tan bien sea estimulada esta estructura.Es bien sabido que el orgasmo femenino requiere de diversos factores para desencadenarse, como la previa estimulación de su estructura más preciada, si señores: el cerebro. La mayor parte del orgasmo femenino a diferencia de los hombres se encuentra a nivel cerebral, y si a la mujer no le gusta ese hombre o no le atrae, o sencillamente le repugna, puede intentar todo y la mujer difícilmente terminará con un orgasmo como de película.

Mi amor, ¡me vengo, me vengo! ¡Aaaah!

 

Hemos visto en las películas pornográficas escenas donde la mujer tiene orgasmos, eyaculaciones, muchos orgasmos, más eyaculaciones y nos preguntamos, ¿cuándo encontraremos a alguien así o cuando seré así? La respuesta es la siguiente: son personas entrenadas, actores que fingen sus orgasmos y se preparan mentalmente para poder realizarlos, además realizan múltiples tomas para lo mismo. Si bien el orgasmo femenino y la eyaculación femenina existen, requiere tiempo y dedicación para poder llegar a ese punto climax, y también para tener orgasmos múltiples. Existen varios grupos poblacionales, las mujeres que no tienen orgasmos, las que tienen en ocasiones, las que siempre tienen y las multiorgásmicas, ninguno de los grupos es mejor o peor que el otro, y como mencioné anteriormente, todo está relacionado con el nivel de excitación. La eyaculación femenina por su parte puede existir o no en algunas mujeres, esto es debido al desarrollo de unas glándulas localizadas cerca de la vagina, así que no desesperen si no eyaculan, no es nada malo ni las hará mejores ni peores.

Entonces, ¿Le puedo dar placer a mi pareja con el tamaño que tengo?

 

Sí puedes, con cualquier tamaño de pene, siempre y cuando exista atracción y estimulación previa de la misma, para esto se requiere tiempo, dedicación y esfuerzo más que de un pene “bien dotado”.


podría interesarte

visita